Evita la contaminación cruzada en tu cocina

La contaminación cruzada se produce al manipular los alimentos durante su preparación, ya que los microorganismos se transfieren a través de las manos, los equipos de cocina, los utensilios y las tablas para cortar. Dicha contaminación produce ETA (enfermedades transmitidas por alimentos) una vez que los alimentos se consumen.

Para prevenirlas, existen controles de higiene y salubridad en restaurantes y en la industria gastronómica de todos los países que garantizan los mejores niveles de seguridad, higiene y calidad a lo largo de la cadena de preparación.

Entre las ETA están la salmonelosis, la hepatitis A, la toxoplasmosis, el botulismo, las enfermedades producidas por toxinas de hongos, el cólera, el síndrome urémico hemolítico causado por la escherichia coli O157, el campilobacter, la listeriosis, la brucelosis y la tuberculosis. Estas enfermedades son transmitidas principalmente por carne mal manipulada.

Recomendaciones para evitar estas enfermedades

Existen varias estrategias sencillas para evitar las ETA. Una específica es evitar la contaminación cruzada. Las bacterias que generalmente se encuentran en los alimentos son eliminadas en su mayoría durante el lavado o la cocción (como en las frutas y verduras).

Sin embargo, las bacterias pueden pasar de un alimento a otro por contacto directo entre ellos o sus jugos, o a través de las manos de las personas que los manipulan durante el proceso; los utensilios que se utilizan durante la preparación o las superficies con las que entran en contacto estos productos alimenticios.

Por ejemplo, si cortamos la lechuga lavada y desinfectada para una ensalada en una tabla donde antes habíamos cortamos carne cruda, es probable que se contamine con las bacterias que quedaron. Otro ejemplo es colocar el pollo recién sacado del horno en la misma tabla donde se había colocado crudo para prepararlo, de esta forma las bacterias que quedaron en la tabla sucia podrán pasar al pollo ya listo y contaminarlo.

Por esta razón es fundamental el cuidado de la higiene personal y el lavado de manos frecuente con agua y jabón. Es importante que las personas que participan en el proceso de preparación, tengan hábitos que garanticen la higiene de los alimentos.

También se deben mantener las mesas y los utensilios limpios y contar con tablas de picar los diferentes productos (una para carnes crudas, otra para los alimentos que están limpios y listos para consumir). En la preparación de los mismos hay que asegurarse de que las carnes estén bien cocidas y en el caso de los vegetales, que estén bien lavados y desinfectados.

 

2019-04-23T16:43:23+00:00Feb 12 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies