Instalaciones básicas para una cocina industrial

Para que una cocina industrial funcione de manera adecuada, debe planearse desde su construcción el tipo de equipamiento e infraestructura que requiere. Se debe considerar la instalación de servicios como luz, agua, gas y drenaje adecuados para que la cocina sea completamente operativa.

¿Qué debemos tener en cuenta para la instalación de una cocina industrial?

Te compartimos los principales factores que debes tomar en cuenta para la instalación de tu cocina industrial:

Iluminación

Uno de los primeros factores que se deben tomar en cuenta para la instalación de una cocina industrial es la iluminación, ya que ésta es imprescindible para fomentar el orden y limpieza de la cocina, supervisar la correcta preparación e higiene de los alimentos y evitar accidentes entre los colaboradores.

Las cocinas industriales pueden aprovechar la luz natural del Sol, ya que ésta garantiza una gran intensidad en la iluminación de la cocina. Las zonas destinadas para efectuar operaciones deben estar bien iluminadas, mientras que los cuartos fríos y la zona de cocción deberán contar con claraboyas o ventanas siempre que sea posible. Es recomendable que la fuente de luz natural ocupe una superficie mínima del 5% del suelo de las zonas que se desean iluminar.

Por otra parte, se debe recurrir a las fuentes artificiales de luz, como lámparas de incandescencia o fluorescentes. Las segundas son más recomendables para su uso en cocinas industriales, ya que producen más luz y menos calor. Lo ideal es utilizar lámparas fluorescentes con tonos de luz fría, también llamadas “luz de día” o “blanquecina”.

Temperatura

Otro factor a considerar al montar una cocina industrial es la temperatura que se sentirá dentro de la misma. Una temperatura correcta permite la conservación de los alimentos, así como su correcta preparación. Además, ayuda a cuidar la salud de los empleados, ya que si la temperatura excede de los 27 grados centígrados, el personal comenzará a sentirse fatigado física y mentalmente, además de que el calor excesivo puede hacerlos transpirar demasiado y transmitir la idea de que la cocina carece de medidas de higiene.

En contra parte, las temperaturas inferiores a los 23 grados pueden causar molestias a la salud, debido a la diferencia entre esa sensación térmica y la que se siente cuando se está cerca del área de hornos, parrillas, etc.

Ventilación

Una correcta ventilación permite tener mejores condiciones ambientales y de humedad, las cuales ayudarán a que los empleados no tengan malestares físicos, reduzcan la transpiración que puede ser una fuente de contaminación de los alimentos, reduce la proliferación de microorganismos dañinos en los alimentos, elimina la presencia de vapor, humo y gotas de aceite que provocan malos olores, manchas y humedad.

Puede recurrirse a la ventilación natural, sin embargo, el aire que entra no puede filtrarse y resultará ser un foco de partículas contaminantes. Por ello es recomendable contar con un sistema de inyección y extracción de aire, que mejora las condiciones ambientales de la cocina y absorbe el aire contaminado.

Suministro eléctrico

La cocina deberá contar con suficientes tomacorrientes y de alta capacidad para evitar incidentes. Es indispensable considerar que la intensidad del uso de la corriente dependerá de factores como el número de comidas preparadas al día y los equipos eléctricos que se utilicen.

Además, los equipos eléctricos deberán protegerse con un fusible de conexión en el tablero principal de la cocina, y es necesario que haya tomacorrientes de todas las capacidades para abastecer a los diferentes aparatos de la cocina.

Suministro de agua potable

Otro aspecto fundamental dentro de la cocina es garantizar que siempre tendrá la suficiente cantidad de agua potable, libre de sustancias contaminantes que pongan en riesgo la salud de comensales y empleados. El agua no deberá tener color ni sabor y debe provenir de un suministro destinado al uso doméstico.

Además, se deben ubicar las llaves de agua fría y caliente lo más cerca posible de la cocina y garantizar el buen estado de las tuberías.

Suministro de gas

El suministro de gas en una cocina industrial debe tener suficientes medidas de seguridad para evitar incidentes. Todos los equipos de cocina que funcionen con este combustible deberán tener una llave de seguridad en la conexión con el aparato.

Es importante respetar las presiones de gas necesarias, ya que hay aparatos que funcionan a 37Mbar y otros a 50Mbar. Los reguladores domésticos de gas funcionan a 37Mbar y no sirven para muchos aparatos, por ejemplo, el regulador de las botellas debe ser de 50MBar y si el aparato es de 37Mbar se debe colocar un regulador individual para bajar la presión.

Por seguridad, los tanques de gas deben estar alejados, como mínimo, a 1.5 metros lejos de la fuente de calor.

Drenaje

La cocina industrial debe contar con un sistema de drenaje y conducción de aguas negras, equipado con rejillas, trampas y respiraderos. El sistema de drenaje debe ser suficiente para cubrir las demandas de los servicios sanitarios, labores de limpieza y desinfección de la cocina y las labores durante la elaboración de los alimentos.

La correcta planeación de montaje de una cocina industrial, partiendo desde la instalación de la misma, deberá considerar los puntos anteriores para garantizar su óptimo funcionamiento, en condiciones de seguridad, higiene y eficiencia.

 

2019-01-03T17:11:27+00:00Ene 08 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies